25 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Deportes

Al Larguero

ALEJANDRO TOVAR
martes 12 de marzo 2019, actualizada 10:02 am


El futbol es ejemplo de vida y tiene respuestas para todo, en cualquier tiempo y abarca todos los colores, porque es una orquesta de sensibilidades, que trabaja como el poeta, que vive y escribe alimentándose de la memoria, por ello de cuando en cuando, si la época lo amerita, uno debe fijar los ojos curiosos del atractivo presente, con la misma lujuria que lo hizo en la etapa de la juventud.

¿Juventus desafía al Atlético de Madrid? Bueno, después de tapas y vinos en Chicote (Gran Vía) encaminarse al Metro y tomar la ruta siete hasta la parada de la Avenida Arcentales en el barrio San Blas y Canillejas para desembocar en el Estadio Wanda Metropolitano (67 mil espectadores) y prever el show que en sí mismo es Simeone y luego ver si los rojiblancos encienden la mecha.

¿Por qué Wanda? Bueno, es el patrocinador principal. Se trata de la empresa inmobiliaria más grande e importante de Asia, cuyo dueño es al millonario chino Wang Jianlin, que además posee el 25 % de las acciones del cuadro madrileño. El segundo sponsor es la firma inglesa Plus 500 que es un gigantesco broker de servicios financieros. El mundo de la mercadotecnia, el negocio goleador.

Es ese desfile del cuadro italiano, que ahora es multifacético y cosmopolita, encabezado por Cristiano Ronaldo, uno de los pocos jugadores en el mundo que tienen trabajo titular de héroe, uno debe respetar la presencia de la memoria que ubica los recuerdos como si éstos fueran cartas que edifican castillos de ilusiones, con figuras que sin sosiego, tiran de las riendas de la nostalgia.

Es entonces que sin solicitarlo, el cerebro va dejando caer en una sola vista, los jirones de historia que los caballeros del rectángulo verde han forjado, con hazañas inolvidables que no ameritan estar escritas, sino que viven por sí mismas en la mente del fan verdadero, esos que con solo citarlos vuelven a crear un ambiente electrificado, como si no envejecieran, como eternizados

El capítulo que cita el corazón es la Juventus de Dino Zoff, el maravilloso arquero que jugó hasta los 40, luego de ser campeón del mundo en España. La década de los setenta, cuando ganaron seis ligas y dos UEFA y saltan a la mente esa tropa de Paolo Rossi, Caetano Scirea, Fabio Capello, Antonio Cabrini, Roberto Bettega, Claudio Gentile, que dejaron grabada su huella.

Son otros tiempos. Antes la violencia de Gentile quedaba oculta, ahora hay cien cámaras en el estadio y se puede ver hasta los detalles más mínimos, así los que fingen tienen que estar listos para actuar mañana en Hollywood, porque los actuales y los anteriores ninguno ha tenido aspiración de convertirse en santo, solamente invierten su talento para ser valores de referencia

Lo real es que ahora sí se toma como bendición la tecnología, por el hecho que nos permite admirar todo (se ven hasta las caries de algunos), con repeticiones de todo tipo y alternativas para escoger cadena y comentaristas, porque la trasmisión del espectáculo también debe ser con opciones, como muestra de que el futbol solo puede aspirar a mejorar si vive con mayor libertad.

arcadiotm@hotmail.com
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...