25 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Deportes

Al Larguero

LABERINTOS

ALEJANDRO TOVAR
martes 05 de marzo 2019, actualizada 8:33 am


En el contagioso cansancio de la TV nacional, los espectadores somos como prisioneros de un solo estilo, sin oportunidad de cambio ni de una opción diferente. Es todo igual con hombres que tienden a la violencia y las miradas que matan para silenciar a los propios compañeros o para encender hogueras de encono, que ya no se sabe si son reales o fingidas para más auditorio

Está claro que la vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir y quienes basan su ilustración en el seguimiento de esos espacios, no solo recaen como alcohólicos en confusiones y sentimientos nefastos, sino que se adhieren a un ambiente de apología para la ignorancia y de incremento para vivencias que se ajustan a los intereses muy claros de los emisores en los medios.

Si el futbolista necesita libertad para asumir su responsabilidad, los sufridos fans precisan de liberarse de las cadenas que los atan a lo mismo y dejar de percibirse con síntomas de asfixia. Si usted ve las tablas, estas le dicen que los equipos regios están arriba y Rayados, invicto. Debieran ser el tema de la ilustración y análisis, junto con el notable impulso que ha tomado el León.

Sin embargo, la película solo se rueda en torno a Cruz Azul y Caixinha, a Pumas irregular, al America y a Herrera que viene al medio camino, a Chivas que va cayendo y levantando, cuando la realidad futbolística y periodística debiera ser Tigres y Rayados que van por su duelo y la gran muestra de eficacia de Nacho Ambriz en el León, aun cuando todo se veía negro sin Boselli.

Es el espíritu comercial de nuestro medio, que buscan conquistar adeptos y los ubican porque son más quienes carecen de la educación y conocimiento necesario, que los que optan por rechazar la fórmula eternizante, donde si acaso brilla el espíritu plausible del paraguayo Bruno Valdez, zaguero americanista, cabeceador de ambas áreas y hombre cabal que no huye de las responsabilidades y acomete con valentía que pocos tienen al decir luego del 2-2 en Morelia donde fue expulsado: "fui irresponsable y por eso no ganamos". Insólita y ejemplar actitud.

Ese formato de Bruno, es el que debieran tener los medios, que tendrían que anteponer el espíritu de lo periodístico a lo banal y comercial, diciendo las cosas por su nombre y dejando en la mesa los comentarios reales, auténticos, dejando de seguir cayendo en el pozo del pasado, porque cuando el fan espera, suele hablar consigo mismo, a falta de la verdad y eso siempre da miedo.

Algo similar le pasa al DT santista, que siempre recurre al valor del esfuerzo colectivo, como reconocimiento a la honesta entrega del grupo, que todos reconocen pero que no es un valor extra de todo profesional, sino algo inherente, propio, natural, básico. Y luego se extravía, tras del frentazo en León "No tuvimos la suerte ni la fortuna de poder hacer daño y meternos al partido".

La realidad es que Santos llevaba ilusiones pero enfrentó a un rival superior, con un Mena revolucionado, que con diagonales y zurda maravilla, distrae, confunde y golea. Era la prueba para el equipo de Reyes y se puede deducir con una sola mirada, que su equipo no tuvo respuestas.

arcadiotm@hotmail.com
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...