19 de febrero de 2019 notifications search
menu
Nacional Archivo

2005: Ve la última luz Arthur Miller, relevante dramaturgo y guionista estadounidense

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 10 de febrero 2019, actualizada 10:19 am


Este domingo se cumplen 14 años de la desaparición del estadounidense Arthur Miller, uno de los más importantes dramaturgos del siglo pasado, quien supo expresar en sus personajes, ese espíritu crítico que siempre lo caracterizó.

“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”, solía decir Miller, quien aseguraba que su pasión era escribir acerca de “los dilemas privados que se han convertido en calamidades públicas”.

Arthur Miller nació el 17 de octubre de 1915, en Nueva York, Estados Unidos. Su obra más conocida es La muerte de un viajante (1949), considerada antítesis de la promesa del sueño americano, que le valió el Premio Pulitzer.

Hijo de emigrantes de origen austriaco, su padre contó con un próspero negocio textil hasta 1929, año en el que la crisis económica conocida como la Gran Depresión, lo llevó a la quiebra y le mostró la inseguridad del mundo moderno.

El sitio Biografiasyvidas.com señala que realizó sus primeros estudios en la Abraham Lincoln High School; posteriormente trabajó en la radio, en un almacén, y como editor nocturno en el Michigan Daily, donde buscó conseguir ingresos para estudiar periodismo en la Universidad local, de la que se graduó en 1938.

La Enciclopedia Británica, en su versión digital, agrega que fue en su época universitaria cuando Miller comenzó a elaborar sus primeras obras de teatro.

Se sabe que antes de su obra Focus (1945), en la que abordó la situación del antisemitismo, y la cual es considerada como su primer éxito comercial, Miller había escrito ya Todavía crece la hierba (1938) y había debutado en Broadway con El hombre que tuvo toda la suerte del mundo (1940).

En 1947 vio la luz Todos eran mis hijos, en la cual abordó la actividad bélica como un medio de provecho, y recibió el premio de la Crítica de Nueva York un año más tarde.

Para los años 50, Miller vivió uno de los pasajes más sonados de su vida, al ser víctima de la llamada “caza de brujas” llevada a cabo por el Comité de Actividades Antiamericanas.

Dicha institución contaba con la facultad de investigar la filiación política de los ciudadanos, y así depurar a Estados Unidos de quienes se consideraban “antiamericanos” y comunistas.

De acuerdo con información del portal web news.bbc.co.uk, en 1956 fue llevado ante las autoridades, acusado de conspiración comunista.

De hecho, dicen que en las Las brujas de Salem (1953), el dramaturgo realiza una parábola, en la que crítica la intolerancia y la “Cacería de brujas” emprendida desde 1946 por el Comité de Actividades Antiamericanas.

Entre sus pasajes personales más sonados se encuentra su segundo matrimonio contraído en 1956 con la mundialmente reconocida actriz Marilyn Monroe (1923-1962), el cuan duró poco menos de cinco años.

Arthur Miller murió el 10 de febrero de 2005, dejando tras de sí una vasta producción, en la que figuran piezas como Después de la caída (1964), El precio (1968), La creación del mundo (1972), El viajante en Beijing (1984), Cristales rotos (1994) y la novela corta Una mujer normal (1997), entre muchas más.

Por su trayectoria, Miller fue elegido el mejor dramaturgo del siglo XX, según una encuesta convocada por el Royal National Theatre, también recibió la Medalla de Oro de las Artes y las Letras (1959), el premio Angloamericano de teatro (1966), el Kennedy Center Honors en 1984 y el Lawrence Olivier Theatre Award (1995).

En 2002, Arthur Miller recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en reconocimiento a su capital contribución a la "renovación de la permanente lección humanística del mejor teatro".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...