25 de marzo de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Las malas cuentas de la UA de C

JUAN ANTONIO GARCÍA VILLA
jueves 10 de enero 2019, actualizada 8:54 am


Hacia fines del pasado mes de diciembre, la Comisión de Auditoría Gubernamental y Cuenta Pública del Congreso local de Coahuila, comisión que coordino, recibió de la Auditoría Superior del Estado (ASE) su "Informe de Resultados de la revisión a la cuenta pública de 2017". El documento está contenido en 21 tomos que suman nada menos que 9,815 páginas.

Pues bien, en el tomo 5-E la ASE presenta un recuento de las principales "Prácticas deficientes y reincidentes de los entes auditados". Encuentra la ASE que estas prácticas son dieciséis y precisa cuáles de los entes auditados fueron los que más incurrieron en ellas durante 2017. Y la sorpresa que nos llevamos es que el más deficiente y reincidente, expresiones benévolas utilizadas por la ASE, es nada menos que la Universidad Autónoma de Coahuila (UA de C). Veamos:

La UA de C, que se clasifica entre las llamadas entidades autónomas y organismos descentralizados del gobierno estatal, durante 2017 tuvo que pagar por concepto de multas y recargos por el entero extemporáneo de impuestos federales, 3 millones 548 mil pesos. Es decir, negligencias y omisiones causaron este daño al erario estatal. ¿Quién se responsabiliza de él? Nadie. Al menos hasta ahora.

Señala también la ASE que en el citado 2017 se cubrieron con cargo al presupuesto de este año pagos que debieron haber sido hechos el año previo, nada menos que por 478 millones 555 mil pesos.

Asimismo se informa que durante el multicitado 2017 la UA de C pagó sueldos muy superiores o desproporcionados con relación al año anterior, sin mayor justificación, por un monto equivalente a 82 millones 475 mil pesos.

De igual manera al final del año mencionado, 2017, la Universidad contabilizó "cuentas por cobrar" por 237 millones 313 mil pesos sin informar qué gestiones de cobro realizó o ha realizado para recuperar este monto, bastante importante sin duda. "Lo anterior -señala la ASE- independientemente de los procedimientos administrativos, resarcitorios, penales o de cualquiera otra índole que deban realizarse de acuerdo con la normatividad correspondiente y sin perjuicio de las responsabilidades que pudieran derivar".

Igualmente da cuenta la ASE que en el año sobre el cual informa, 2017, la UA de C llevó a cabo pagos por 36 millones 479 mil pesos "por concepto de publicidad, de los cuales, no fue presentada la documentación que justifique su realización, en virtud de que no fueron presentadas las incersiones publicitarias o los pautados de las transmisiones, con lo cual se evidencie que los servicios contratados fueron efectivamente prestados".

Señala también la ASE que la UA de C recibió del gobierno del estado de manera incompleta "las aportaciones que le corresponden" presupuestalmente por 504 millones 155 mil pesos, sin haber indicios de que se realizaron las gestiones de cobro para obtener esta cantidad y recuerda la propia ASE que la Ley General de Contabilidad Gubernamental para estos casos "establece sanciones administrativas por no tener o no conservar, en los términos de la normativa, la documentación comprobatoria del patrimonio, así como de los ingresos y egresos de los entes públicos". En otras palabras, muy autónoma pero al rector le faltó valor civil para reclamar al entonces gobernador, Rubén Moreira, que le entregara los más de 500 millones de pesos que le autorizó el Congreso y que finalmente no recibió. Ni pio dijo, fue omiso, como bien lo apunta la ASE.

También durante 2017 la UA de C realizó pagos a proveedores no inscritos en el Padrón de Proveedores por 38 millones 375 mil pesos, violando con ello lo expresamente dispuesto por la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Contratación de Servicios para el estado de Coahuila.

Falta menor parece que además se hayan pagado 8 millones 347 mil pesos que debieron haber sido cubiertos en años o ejercicios anteriores a 2017. También menor pudiera considerarse que se hayan hecho pagos por un total de 4 millones 875 mil pesos cuyo concepto de gasto fue incorrectamente clasificado.

Finalmente la ASE da cuenta de una irregularidad, ésta sí grave, que sólo detectó en la UA de C. La denomina "Deficiencias en las asignaciones de Servicios Personales". Y las hace consistir en tres, a saber: 1. Por pagos de remuneraciones que no se ajustan a los tabuladores por 1 millón 95 mil pesos; 2. Pagos por 553 millones 323 mil pesos a "empleados que se desempeñan en dos o más plazas laborales sin acreditar la compatibilidad de horarios"; y 3. Pago de percepciones denominadas "prima de antigüedad y fondo de ahorro" que indebidamente la Tesorería de la UA de C considera exentas del pago de Impuesto sobre la Renta. Enorme responsabilidad le espera el día que la Sría. de Hacienda exija cuentas por este concepto.

Lo más grave de todo esto es que quien en 2017 fue el rector de la UAC es, por increíble que parezca, el actual titular de la Secretaría de Finanzas del estado. ¡Ancho es Coahuila!

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...